Archive for 16 octubre 2010

Tengo cámara

octubre 16, 2010

Si fotógrafo es todo aquel que tiene una cámara entonces ya soy fotógrafo.

Si lo es quien toma fotos, entonces ya soy fotógrafo.

Pero como soy autocrítico, diré que ni por asomo soy un Renzo Babilonia o un Ricardo Choy o un Garay o un Fefe que, entre muchas otras cosas, son fotógrafos.

El mundo de la fotografía, que según Oscar Lora es como dibujar con luces, resulta francamente apasionante para todo aquel a quien le deslumbre el mundo y no tenga problema en compartir lo que mira.

Además de los muchos tutoriales que existen en Internet (las dos imágenes de arriba corresponden a PhotonHead, que es un muy buen tutorial), para mí, que intento seguir la industria de las tecnologías y las comunicaciones, cuando menos debo anotar mis dos primeras ocurrencias en base a esta experiencia de tomar fotos:

1. Tomar fotos es un proceso social.  Es bien jodido fotografiar a extraños. Yo no me atrevo. Por otro lado, es indescriptible la sensación que se siente cuando alguien conocido publica como foto de su perfil en alguna red social la toma que le hiciste. No interesa si aparece tu crédito o no; la evidencia de que le gustó algo que hiciste es insuperable.

2. Tomar fotos es, a la vez, algo íntimo. Pese a las pantallas grandes en cámara que reemplazan los visores, el punto de vista del fotógrafo es sólo del fotógrafo hasta que él decisa compartirlo. Según Renzo, se puede conocer algo de la personalidad del fotógrafo a través de su trabajo. Y si el arte se define en cómo se plasma el espíritu humano sobre las cosas (en este caso, el espíritu del fotógrafo sobre una pantalla o un papel) entonces se explica que fotografiar es un arte.

3. Adobe nos está metiendo el dedo. Sé que suena vulgar pero Photoshop, de momento, me sabe a Kodak. Su giro de negocio (edición de imágenes) se basa en la venta de un software complejo y estúpido: Los usuarios deben aprender a usarlo cuando es el propio fabricante quien hoy por hoy debe comprender el modo natural cómo interactúan los usuarios.

Sobre este último punto, propongo un ejemplo:

TiltShift es el nombre de un efecto que me gusta. Consiste en difuminar partes de una foto para dar la sensación de que lo fotografiado luzca como un juguete. Seguro hay más de una manera de hacerlo en Photoshop (y tutoriales) pero implican, o la compra del software (renuncio a algo de dinero) o descarga (renuncio a algo de bits)

TiltShift Generator es una aplicación gratuita y on line (jaque) que hace lo mismo. Aún estamos en los primeros años de internet y sospecho esta será la tendencia: aplicaciones que hagan lo mismo que las especializadas, sin que nos quiten dinero ni espacio, financiadas por una publicidad que, en vez de ser entrometida, actúa como mecenas de talento, redefiniendo el concepto de auspicio y demostrando en la práctica aquello que se queda en los anuarios bajo el capítulo de “responsabilidad social” .

Mmm, quizá me equivoque, pero el hecho que mi cámara haya venido con un CD para “editar fotos” me hace pensar que la industra del software camina más rápido de lo que nuestra internet, todavía lenta, nos permite ver.