Terremoto en Perú: Una semana después

by

En poco más de tres horas se cumple la primera semana del terremoto en Pisco. La tierra sigue temblando, haciendo más firmes los recuerdos de quienes vivimos esas horas.

Hoy encontré un nuevo motivo por que el blogueo: para no olvidar.

…… 

Mie.15 | 18:41

Estaba en mi habitación; quinto piso, a menos de un kilómetro del mar. Confieso no me asusté con el remezón inicial. Lima está acostumbrada a los temblores. 

……

Mie.15 | 30 segundos después ( aprox)

Empecé a preocuparme. El temblor no pasaba. Al contrario, se hacía más y más fuerte. Intenté llegar a la puerta. Mi cuarto bailaba, literalmente, de lado a lado. Era particularmente extraño poner un pie delante de otro. Salvo las contadas veces que he llegado ebrio, nunca viví algo así.

Llegué a la puerta, crucé el pasillo y miré el ascensor. Estuve tentado. Bajé por las escaleras y sentía las barandas temblar. Vi caer polvillo color tierra del techo, especificamente de la luz que dejan los dos arcos principales de mi edificio y que hacen las veces de columna. Tuve miedo. Bajé unas gradas y escuché mi nombre. Era Marilyn, mi vecina. La esperé y bajamos juntos hasta el primer piso.

……

Mie.15 | 18:50 

Intentaba inutilmente comunicarme con mi hermana y mis padres. Temía porque la movilidad de ella haya optado por el circuito de playas (carretera al pie del acantilado) para venir del aeropuerto. Temía que mis padres se hubieran preocupado. Pero el temor es nada comparado con la rabia que da tener un teléfono móvil y no poder usarlo cuando más se necesita. Luego supimos que la falla en las redes había alcanzado niveles nacionales.

……

Mie.15| 22 y pico de la noche 

El Presidente García anunciaba 50 muertos en una tragedia moderada. Pese a todo, no había muchas víctimas qué lamentar.

Entonces lo ignorábamos, pero aquella declaración sería la primera de una serie de infortunios y metidas de pata gubernamentales. Hoy más de uno se cuestiona sobre la comunicación al interior del gobierno mientras otras òsturas (más radicales) acusan al presidente de aquella declaración, argumentando que de haber sabido (y dicho) la verdadera dimensión del desastre, posiblemente se hubiese actuado más rápido y no habría tanto muerto qué contar.

…..

Jue16 | 02:00am  

No podía dormir.  Rompí mi abstinencia televisiva y veía como en el Callao y en Chorrillos (distritos de Lima) las olas hacían estragos a las pocas pertenencias de los pescadores. Ellos luchaban para quitarle al mar lo poco que tenían. Es contradictorio. Como si ese mismo mar que tantas veces les dio de comer decidiera cobrarles, con toda su fuerza y de la noche a la mañana.

……

Jue16 | Primeras horas de la mañana

Habíamos pasado la noche entre el susto y la anécdota. Habíamos sido el centro de la noticia y, de alguna manera, sentíamos el calor de las luces artificiales de la prensa del mundo.  Jamás imaginé que en pocos minutos nos sentiríamos tan imbéciles.

Y así fue. El terremoto en Lima distrajo a la capital. Nos entretuvo. Nos dio pie a conversar. Por eso, cuando llegaron los primeros despachos de Pisco y Chincha, no quedó menos que descubrir que nosotros no éramos las víctimas. Ni nosotros ni los pescadores de Chorrilos o del Callao. La tragedia estaba en el sur. Aquel jueves las comunicaciones se restablecieron gradualmente.

……

Viernes

Fue un viernes triste. El país estaba de duelo. La prensa nacional preparaba los despachos que se emitirían el domingo. La carretera al sur estaba destrozada. Se confirmó que una de las paredes de una carcel había caído consecuencia del sismo. No tardaría en empezar el saqueo en Pisco. Tampoco faltaría mucho tiempo para saber que dos funcionarios habían decidido no entregar los donativos sino guardarlos en casa, quizá para después venderlos.

Pese a ello, la ayuda internacional seguía llegando.

…… 

Fin de Semana

Los reportajes televisivos mostraron más de lo que uno podía imaginarse. El gobierno reacciona enviando un contingente de tropas policiales para evitar los saqueos y poner orden.

Pese a ello, guardo una escena de aquel día. No recuerdo el canal de televisión, pero era un camión arrojando bolsas con ayuda a unos cuantos pobladores (aparentemente, de la periferia de Pisco). Uno de ellos, ya mayor, se detuvo a recoger la bolsa de víveres mientras otro seguía al camión. Recogió los suyos y, camino de regreso, encontró a este anciano. Delante de las cámaras y a pesar de haber tenido lo suyo, le robó sus víveres. “Es mío, es mío” decía inútilmente aquel hombre mayor.

Finalmente, uno se da cuenta de qué tan evolucionada es una sociedad fijándose en cómo trata a su población más debil (ancianos, madres gestantes, niños)

…. 

Lunes

El país estaba literalmente de pie. Llegaba ayuda de Lambayeque (mil kilómetros al norte) y de Moquegua (mil kilómetros al sur). Ayuda nacional y extranjera. Si mal no recuerdo, fue entonces que la ayuda comenzó a repartirse.

Sucede que todo el matrial llegaba a Lima y de Lima a la Plaza de Armas de Pisco. Ya allí quedaba. Los reportajes del domingo (probablemente filmados el jueves / viernes) mostraban poblaciones que se quejaban del abandono, que robaban, que lloraban… Algo totalmente ilógico si se tiene en cuenta la ayuda que llegó, pero bastante comprensible si se sabe que aquello que se tiene no se reparte.

Este fue el segundo (y, desde mi punto de vista, más sonado) escándalo de las autoridades locales: una serie de omisiones que sumaron al caos.

….

Poco a poco la prensa ha empezado a  hablar de otros temas (el mundial sub 17, por ejemplo) y los más probable es que a medida que dejen de haber temblores, Lima retomará su agenda.

Eso me consuela y me lastima. Hace unos días el doc preguntaba cómo podríamos ayudar los bloguers. Yo agrego un ítem a las valiosas respuestas de Juan Arellano: ayudemos a no olvidar.

Anuncios

Una respuesta to “Terremoto en Perú: Una semana después”

  1. mameri Says:

    La palabra excelente no se puede poner tan cerca de algo tan doloroso como la tragedia que vivió nuestro país, pero he de ponerla de todos modos. Excelente narración de los hechos. Da gusto encontrar en tu blog ete tipo de relatos, testimonio de la semana completa y del drama limeño ante el drama iqueño.
    Y muy doloroso todo lo vivido. El terremoto, y el saqueo de cerca de 500 presos y las muertes y el hospital derrumbado y las monjitas fallecidas en plena misa y el desorden y la incomunicación…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: