La Primera Navidad del Mundo

by

La primera Navidad del mundo fue un fracaso comercial. A lo sumo, se habrá transado un pesebre, palabra extraña que la RAE define como “cajón donde comen las bestias”. Dudo mucho que haya habido nieve, o pino, o pavo o panteón y, eso sí, Papá Noel todavía no nacía.
La primera Navidad del mundo no fue un fracaso mediático. ¿La razón? No había periódicos ni televisión.
También fue un fracaso político (felizmente), pues desnudó la poca efectividad de la ley de Herodes en la cacería contra los recién nacidos de la época.

Es falso que no hubo regalos. Dar a luz cuesta. Porque ni las parteras trabajan gratis y ni los chicos nacen como material gaseoso. Desde luego, eso que dicen, que vienen con un pan bajo el brazo, tampoco es verdad. De allí que el pesebre, el esfuerzo y hasta la propia leche materna son, en cierta medida, regalos. Pero insuficientes ahora para considerarlo “campaña navideña”
Adicionales y quizá con cierto retraso, llegaron oro, incienso y mirra. Oro, para adorar a los reyes porque había nacido un Rey. Incienso, para adorar a los dioses, porque había nacido un Dios. Y mirra, que es una hierba amarga, usada como medicina para las heridas que cargaría, años más tarde, el hombre que acababa de nacer.

La primera Navidad del mundo solo pudo ser recreada mil doscientos años después, por quien fuera considerado pobre entre los pobre (Francisco de Asis). Así se construyó el primer pesebre, o portal de Belén, o nacimiento, que no son otra cosa que una representación de aquel suceso… pero esa es otra historia.
Pero algo tuvo la primera Navidad del mundo, que no solo lleva a recordarla sino que además obligó a contra el tiempo (los años) considerándola como punto de partida (¿2006 años de qué celebraremos la próxima semana?).

Porque algo de aquella Navidad se repite, cuando te quemas hasta el tuétano por alguien, cuando dos enamorados se miran, cuando una mamá abraza a su hijo, cuando tú abrazas a tu padre, cuando vuelves a casa, cuando compartes tu espacio, cuando regalas tu tiempo, cuando entregas tu vida, cuando extrañas, cuando te alegras… Cantidad de actos que rara vez ocupan un espacio en los periódicos o un lugar en las vitrinas, pero que se parecen mucho a la primera Navidad del Mundo.

Anuncios

6 comentarios to “La Primera Navidad del Mundo”

  1. Zolsaihan Says:

    Feliz Navidad seor Nauta ^_^ ya he continuado el post de los regalitos. Aunque han sido algunos cuantos regalos ms… >_

  2. Juan Carlos Says:

    La mirra se usaba para embalsamar a los muertos. Con ello tambin se recuerda que Jess era Hombre.

  3. nauta Says:

    Feliz Navidad Zolsaihan! Aqu todava no llega por un tema de husos horarios. Ya vendr. Y s, Juan Carlos, el tema del dolor es, incluso desde lo divino, muy humano.

  4. drask Says:

    Feliz Navidad… que tengas unas felices fiestas con tus seres querido. Recibe un navideo abrazo :)

    Feliz Navidad!

  5. nauta Says:

    Jo jo jo, Feliz Navidad!!!

  6. sergio Says:

    feliz navidad a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: